Abriendo la puerta...

"Si no tenemos paz dentro de nosotros, de nada sirve buscarla fuera"

Francoise de la Rochefoucauld


miércoles, 18 de enero de 2017

¿LO HAS PROBADO ALGUNA VEZ?



Todos pasamos por etapas complicadas, por momentos difíciles, por situaciones que parece que no cesan en su empeño por ponernos frente a los fracasos, los errores o las desgracias.

En esos casos, cuando nos enredamos en el sufrimiento y nada nos alivia, es en realidad cuando podemos probar una técnica muy útil que suele darnos las respuestas que necesitamos.

Se trata de salirnos de la escena que protagonizamos. De tomar distancia y mirar desde fuera. Vernos actuando, diciendo, manejando dificultosamente las emociones más complejas. La ira, la tristeza, el rencor, la envidia… y tantas otras que nos emborrachan de malas sensaciones y nos incapacitan para avanzar y vivir serenamente.

Cuando logramos vernos “como si” fuésemos otros, entonces empieza a surgir una emoción muy interesante y sorprendente; entonces comenzamos a comprender el papel que jugamos en nuestra propia vida y en la de las otras personas que nos acompañan en esta travesía; entonces, y sólo entonces, surge la compasión, por nosotros mismos y por los demás.

Ser espectador nos proporciona una visión de calidad. Nos permite encontrar las respuestas que metidos en la vorágine del sufrimiento no encontramos nunca. 

No hace falta elucubrar, ni emplear el razonamiento ni la lógica a cada instante; eso no ayuda, todo lo contrario.

No hay que hacer nada. Solamente observar. Observarte. 

Observarle. Observarlo todo. En silencio. Adentro.

Hazlo. Empezarás a entender lo que va a sorprenderte.

Tómate un rato o ensáyalo a intervalos. En tu día a día. En cualquier momento.

Sal de la escena. Siéntate enfrente. Observa. Comprende.

martes, 17 de enero de 2017

LOS BESOS QUE NO SE DAN



Los besos que no se dan saben  a vacío,

A hinojo seco en praderas sin hierba.

A olvido raudo en el fondo de la pena.

Los besos que no se dan,

 no corren sino vuelan,

De las ganas al hastío, 

del miedo a las tinieblas.

Aquellos que se congelan en la lengua,

Los que de rojos se convierten en magenta.

Los que anidan en mis ojos

 y se confunden con la menta.

De chocolate niño quiero yo los besos,

De bizcocho tierno y piruleta.

De tardes grises hechas nuevas

Y de olvidos viejos que no cesan.

Los besos que no se dan, aquí quedan,

Deseando salir a la boca que se cierra.  

domingo, 15 de enero de 2017

LAS PALABRAS SON VENTANAS (O SON PAREDES)



He conectado con estos versos. Mi corazón ha vibrado con ellos; mi pensamiento también.

Soy una enamorada de la palabra. También soy consciente de sus consecuencias; de su suavidad o de su aspereza; de su dar vida o muerte.

Lo comparto.
________________________________________

Siento que tus palabras me sentencian,

 que me juzgan y que me apartan de tí,

pero antes de irme, tengo que saber 

si eso es lo que quieres decirme.

Antes de erigirme en mi defensa,

antes de hablar herida o asustada,

 antes de levantar esa pared de palabras,

quiero saber si verdaderamente te he oído

Las palabras son ventanas o paredes;

nos condenan o nos liberan.

Ojalá que al hablar o al escuchar

 resplandezca la luz del amor a través mío.

Hay cosas que necesito decir,

cosas muy significativas para mí.


Si no me expreso claramente con mis palabras,

¿me ayudarás a ser libre?

Si te pareció que quise rebajarte,

si creíste que no me importabas,

trata de escuchar a través de mis palabras 

los sentimientos que compartimos.



Ruth Bebermeyer.




viernes, 13 de enero de 2017

¿ERES NARCISISTA? ¿CONOCES A ALGUIÉN?



Hay personas que no pueden ponerse delante de un espejo y mirarse por unos instantes. Hay otras que aunque miren no se ven. En el primer caso, hay una incomodidad manifiesta que no les deja percibirse como seres que no se gustan; el segundo caso es aún peor, no son capaces de reconocerse y por lo tanto nada de lo que signifique responsabilizarse de sí mismos y sus acciones, va con ellos.


Anoche estuve hasta muy tarde escuchando a Alejandra Vallejo Nájera en los podcast de RNE (en el programa “A la carta”). Os recomiendo que los escuchéis porque son muy interesantes. Por otra parte, son breves ( entre 15 y 20 minutos) pero concentran un gran cúmulo de reflexiones y explicaciones sobre temas que pueden afectarnos mucho.


El que me impresionó sobre manera fue el que dedicaron al Narcisismo/ Egoísmo. 


Es impresionante comprobar cómo hay personas que responden a patrones de conducta tipificados y duales.


El narcisista tiene una imperiosa necesidad de admiración, y por tanto de atención, por lo que desarrolla unas técnicas muy sutiles de persuasión y seducción.


 Encantadores, generosos, simpáticos y capaces de hacer que el mundo gire a los pies del otro siempre que satisfaga esa necesidad absoluta de ser el centro de atención. Cuidan mucho su imagen porque es parte de su presentación. Eligen muy bien a sus víctimas; hay como una especie de sexto sentido que les orienta sobre quienes caerán en sus redes con mayor facilidad. Aunque lo que verdaderamente les atrae es conseguir retos difíciles. Cuanto más prestigio y dificultad represente el objetivo, más valorados se sienten por haberlo conseguido.


La explicación sobre este fenómeno se retrotrae a la niñez. Suelen ser personas que han tenido una niñez en la que ha faltado la valoración y la autoestima facilitada por la atención de los padres y en la cual, el castigo reiterado ante las llamadas de atención del pequeño le hacen sentir cada vez más afianzado en una conducta de autoafirmación en contra de todo. 


Todo lo cual se resume en una absoluta inseguridad flotando en el fondo de su personalidad que nunca reconocen.


Hay muchos temas que se tratan en estos breves podcast que seguro os harán reflexionar y aclararán muchos comportamientos propios o ajenos cercanos.


Echad un vistazo. Os gustará.

miércoles, 11 de enero de 2017

DISPUESTA A ESCUCHAR...



Hoy es un día frío aquí… recordemos estos sabios pensamientos que llegan con el viento desde la lejanía del tiempo.
 
Hoy me siento como una hoja. Me gusta el balanceo del aire que me empuja… quiero escuchar la voz que podría leerme estas palabras.

Me quedo quieta y en silencio, abro mi escucha.

_______________________________________________________________

 Escucha entonces la sabiduría del sabio: 

“Camina plácidamente entre el ruido y las prisas, 

y recuerda que la paz puede encontrarse en el silencio. 

Mantén buenas relaciones con todos en tanto te sea posible, pero sin transigir. 

Di tu verdad tranquila y claramente; 

Y escucha a los demás, 

incluso al torpe y al ignorante. 

Ellos también tienen su historia. 

Evita las personas ruidosas y agresivas, 

pues son vejaciones para el espíritu. 

Si te comparas con los demás, 

puedes volverte vanidoso y amargado 

porque siempre habrá personas más grandes o más pequeñas que tú.

Disfruta de tus logros, así como de tus planes. 

Interésate en tu propia carrera, 

por muy humilde que sea; 

es un verdadero tesoro en las cambiantes vicisitudes del tiempo. 

Sé cauto en tus negocios,

porque el mundo está lleno de engaños. 

Pero no por esto te ciegues a la virtud que puedas encontrar; 

mucha gente lucha por altos ideales 

y en todas partes la vida está llena de heroísmo. 

Sé tú mismo. 

Especialmente no finjas afectos. 

Tampoco seas cínico respecto al amor, 

porque frente a toda aridez y desencanto,

el amor es tan perenne como la hierba. 

Acepta con cariño el consejo de los años, 

renunciando con elegancia a las cosas de juventud. 

Nutre la fuerza de tu espíritu para que te proteja en la inesperada desgracia, 

pero no te angusties con fantasías. 

Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad. 

Más allá de una sana disciplina, 

sé amable contigo mismo. 

Eres una criatura del universo, 

al igual que los árboles y las estrellas; 

tienes derecho a estar aquí. 

Y, te resulte o no evidente, 

sin duda el universo se desenvuelve como debe. 

Por lo tanto, mantente en paz con Dios,

de cualquier modo que Le concibas, 
 
y cualesquiera sean tus trabajos y aspiraciones, 

mantente en paz con tu alma 

en la ruidosa confusión de la vida. 

Aún con todas sus farsas, cargas y sueños rotos, 

éste sigue siendo un hermoso mundo. 

Ten cuidado y esfuérzate en ser feliz”